10 anime requetemedievales para disfrutar Japón

Todos en algún momento hemos visto una película o una serie de japoneses en la que millones de catanas (y ninjatô) cruzan sus filos entre centellas de clinch-clinch, guiados por las diestras muñecas de crueles ninjas y samuráis defenestrados. El chanbara ha hecho estragos en nuestras pobres mentes. Uno de los clichés más persistentes que tenemos en Occidente sobre Japón es, precisamente, la figura medieval del guerrero o samurái. Así que hoy en las Treintañeras os invitamos a viajar a esos momentos históricos del país del sol naciente a través de 10 estupendos anime. Probablemente muchos los conozcáis ya. O no.

sadanobu
“Niño con casco de samurái” ( circa 1950) de Hasegawa Sadanobu III

Pero antes, debemos aclarar algunas cosillas. ¿La Edad Media en Cipango fue como la que se vivió en Europa? No del todo. Aunque compartimos algunas cosas, en realidad nuestro concepto de medievo es más una imposición de nuestra visión eurocéntrica de la historia hacia la suya. El Japón feudal y medieval, dadas las características insulares del país y su clara tendencia al aislamiento, procuró unas características únicas, muy distintas a las del resto del mundo. Su jerarquía social estaba segmentada en clanes, y la hegemonía de las familias era la que marcaba los flujos de poder. El Emperador pintaba más bien poquito. La relación de vasallaje propia del feudalismo aparecía también, pero con una novedad, la manifestación de un nuevo estamento social: el samurái.

A pesar de que por estos lares su noción le debe más a la cultura popular, con sus inevitables sesgos y distorsiones, somos capaces de discernir bien que su posición en la sociedad japonesa era bastante singular. Este guerrero era un sirviente devoto de su señor, se regía por un código y modo de vida (bushidô) que le otorgaba un lugar por encima del campesinado, los artesanos o los comerciantes; continuando, no obstante, subordinado al daimyô. Por lo que podríamos decir que la Edad Media japonesa dio comienzo con el nacimiento de esta casta de guerreros y finalizó con su desaparición.

onnabugeisha
Retrato de una “onnabugeisha” o mujer perteneciente a la casta samurái (circa 1800)

Es decir, desde el 1185 d. C hasta la Restauración Meiji, en 1868. Un arco temporal bastante amplio, que los japoneses subdividieron en diferentes periodos, dependiendo del clan dominante: Kamakura (1185-1333), Muromachi (1333-1467), Sengoku (1467-1568), Azuchi-Momoyama (1568-1600) y Tokugawa o Edo (1600-1868). Todos con sus propias peculiaridades, por supuesto.

Sin embargo, en la selección de anime he decidido ser un poquitín elástica y añadir unos cuantos que nos remiten a las últimas décadas de la Era Heian (794-1185), que se considera la etapa zaguera de la Época Clásica. ¿Por qué? Porque en nuestra mentalidad la asimilamos fácilmente a nuestra Edad Media, que comenzó en el 476 d. C. No obstante, debo insistir en que estrictamente el Periodo Heian no es medieval, aunque los propios jidaigeki japoneses la incluyan en sus obras ocasionalmente también.

Después de andar p’arriba y p’abajo con los samuráis, ¿creéis que la siguiente decena de animaciones tiene de personajes principales a estos señores? Anime dedicado a ellos hay para asfixiarse y ponerse cianótico perdido entre horrendos estertores, por lo que he procurado elaborar un repertorio que huyera algo de su figura. No he podido evitarla del todo, y tampoco está mal que aparezca pues, al fin y al cabo, es el protagonista del medievo nipón. Sin embargo, también he querido mostrar otras facetas de esta fase histórica. Hay películas, series e incluso un cortometraje; la calidad también es variable, pero todas tienen su interés. Os recuerdo que es una selección personal cuyo criterio primordial solo es ofrecer variedad dentro de lo que son los jidaigeki animados. El orden no es indicativo de nada. Vamos con ellos.


10. FUSE: TEPPÔ MUSUME NO TORIMONOCHÔ

Trailer | Fantasía, drama, acción | TMS Entertainment | Año 2012  | ★★1/2☆☆

Hamaji es de la provincia norteña y montañosa de Mutsu, donde vive monteando con su abuelo. Es una excelente cazadora, pero tras la muerte de él, su hermano, que vive en Edo, manda a buscarla. Al no saber leer, cuando llega a la gran ciudad es incapaz de encontrar su casa, a pesar de que sus señas están escritas en una carta. Intentando que alguien la ayude, descubre que existe un gran revuelo debido a los asesinatos perpetrados por unas criaturas semihumanas llamados fuse, que devoran el alma. El shôgun ha puesto precio a sus cabezas, y todo aventurero que se precie desea cazar los dos últimos de su especie que quedan. De manera repentina, Hamaji se ve involucrada en la persecución de uno de ellos, que la ayudará a encontrar el hogar donde reside su hermano. Su nombre, Shino, un misterioso peliblanco que se cruzará por su camino más de una vez.

A pesar del interesante planteamiento, donde se huele a millas el talento de la escritora Kazuki Sakuraba, no ha resultado una buena adaptación. Es “un quiero y no puedo”, pues la complejidad y sutileza de la historia original, aunque se percibe, no se ha sabido volcar. Una lástima, es la típica ambición de querer abarcarlo todo y hacer un revoltijo incoherente de ello. Sin embargo, el intento de emular el espíritu Ghibli es bastante aceptable; y las ambientaciones y el arte son preciosos. El nuevo Edo creciente, donde las clases medias estaban prosperando, queda plasmado con esmero y, si no se aborda con un espíritu demasiado crítico, la película entretiene pues además el ritmo no es malo. Para matar un par de horillas cumple su función, y siempre es un placer disfrutar de unos paisajes urbanos bien estampados.

9. HYÔGE MONO

Trailer | Drama, histórico | Bee Train | Año 2011  |39 capítulos | ★★★★☆

Sí, 39 capítulos. ¿Cómo puede ser que un anime dirigido al público adulto, de desarrollo pausado y con una temática estrictamente histórica alcanzara este número de episodios? Lo desconozco, porque no es de esas series que atraigan a la otaquería. Ni mucho menos. Sin embargo, aquí están, casi cuarenta capítulos de Periodo Sengoku sin filtros. Desfilan Oda Nobunaga, Toyotomi Hideyoshi, Ieyasu Tokugawa o el erudito y maestro de ceremonia del té (chanoyu) Sen no Rikyû.

El protagonista de Hyôge Mono es Furuta Sasuke, que no es otro que el histórico Furuta Oribe, un apasionado esteta y maestro de chanoyu que sirvió tanto a Nobunaga como Hideyoshi. Esta serie puede considerarse un recorrido por su vida; novelada, por supuesto, pero repleta de anécdotas y detalles muy jugosos. Siendo un momento de la historia de Japón tan trascendental, ya podéis imaginar que hay intrigas políticas y militares por doquier, aunque llevadas también con cierto sentido del humor histriónico, reflejado sobre todo en las expresiones faciales de los personajes. Si saben a poco 39 capitulazos, siempre se puede acudir al manga original de Yoshihiro Yamada, que además fue premiado en 2011 con el Premio Cultural Osamu Tezuka. Un anime muy interesante.

8. SARAI-YA GOYÔ

Trailer | Drama, slice of life | Manglobe | Año 2010  |12 capítulos | ★★★★☆

Natsume Ono es una de mis mangaka favoritas actuales, y Sarai-ya Goyô o La Casa de las Cinco Hojas (reseña aquí) , la mejor adaptación al anime que hay, por ahora, de una obra suya. La historia es sencilla y representa lo mejor que un slice of life puede brindar. Advertencia a los sedientos de sangre: no hay acción a pesar de ser un cuento donde aparecen catanas y samuráis. Sarai-ya Goyô cuenta la llegada a Edo de un rônin proveniente del campo. Su nombre es Masanosuke Akitsu y, a pesar de su excelente adiestramiento, su talante inseguro y compasivo lo hace poco adecuado para el oficio de mercenario. No encuentra empleo. Todo cambia cuando se topa con el yakuza albino (otro peliblanco) Yaichi. Involuntariamente, Masanosuke se ve involucrado con una banda de secuestradores denominada “Las Cinco Hojas”. Su centro de operaciones es una taberna regentada por uno de los miembros, Umezô; y ahí se reúnen el resto de los compinches: la hermosa geisha Otake, el taciturno Matsukichi y el inescrutable Yaichi.

Saraiya-Goyô es un paseo sereno por el Edo del ukiyo o mundo flotante a través de un elenco de personajes bien configurado. Su arte es delicado y fiel al peculiar estilo de Natsume Ono, lo que puede desconcertar a los acostumbrados a formas más convencionales. No obstante, hay que recordar que el animanga tiene muchas y muy variadas encarnaciones, mis queridos otacos, y eso es lo genial del asunto también.

7. ANJU TO ZUSHIÔ MARU

Trailer | Fantasía, histórico | Toei Animation | Año 1961 | ★★★1/2☆

Anju to Zushiô Maru es una erupción Disney en territorio nipón y, aunque tiene mucho de los recursos y técnicas de la productora estadounidense, su esencia es puramente japonesa. Fue la cuarta película animada de la todopoderosa Toei, y adaptó un relato corto del grandísimo escritor Mori Ôgai: Sanshô Dayû (1915). Unos cuantos años antes fue llevado al cine por Kenji Mizôguchi como El intendente Sansho (1954), film que os recomiendo desde ahora, pues se trata de uno de sus trabajos más logrados. ¿Está el anime a la altura de la obra de Mizoguchi? Pues no, eso habría sido muy complicado; pero es un rival digno como adaptación. Lógicamente, la película de Mizoguchi va dirigida al espectador adulto; y la de Toei, al infantil y familiar. Por lo que las comparaciones resultarían también algo absurdas. Sin embargo, ambas supieron llevar el cruel cuento de Ôgai a su terreno y ofrecer excelente entretenimiento. Que de eso va el cine también.

El argumento gira en torno a los avatares de dos hermanos, Anju y Zushiô, cuyas desgraciadas circunstancias los han llevado a convertirse en esclavos, a pesar de pertenecer a una clase acomodada. Su padre, el gobernador de la región, ha sido acusado falsamente por el funcionario Onikura de incendiar el bosque que debía proteger,  y es desterrado a Kyûshû. Su familia, mientras, es obligada a entregar su hogar y someterse al nuevo señor, el villano Onikura; pero antes de hacerlo, deciden huir. Sin embargo, más calamidades les aguardan, pues son engañados, capturados y vendidos como esclavos. A partir de entonces conocerán una nueva perspectiva de la vida dura e inclemente pero, ¿se resignarán a ella? Para saber qué ocurre después, tendréis que ver Anju to Zushiô Maru, claro.

6. GENJI MONOGATARI SENNENKI

Trailer | Histórico, drama, romance | TMS Entertainment | Año 2009  |11 capítulos | ★★★☆☆

Incidir en la trascendencia del Genji Monogatari (1008) de Murasaki Shikibu, tanto para Japón como para la literatura universal, es como decir que la lluvia moja. Ha tenido tantas adaptaciones de todo pelaje que resulta casi imposible haber visto o leído todas; sin embargo, Genji Monogatari Sennenki es una de sus representaciones más decentes. Solo por eso, y si no se conoce además todavía la novela, merece un vistazo. Es un buen acercamiento. No obstante, hay que tener en cuenta las enormes dimensiones de la obra original, por lo que es normal que este anime no la abarque por completo. Ni en sueños, camaradas otacos. No llega a alcanzar ni una cuarta parte. ¿Debería esto desanimaros? Todo lo contrario, debería ser el incentivo perfecto para que os aproximarais definitivamente a ella. Aunque, desde luego, cada uno es muy libre de hacer lo que le dé la santa gana, faltaría más.

Hikaru Genji es hijo del Emperador y una concubina. A pesar de vivir en palacio y ser el hijo predilecto de su padre, carece de derechos dinásticos. Todo el mundo lo admira y es amado por las damas, él es el “Príncipe Brillante”; sin embargo, el corazón de Genji sufre profundamente por un amor no correspondido, lo que le conduce a una agitada vida sentimental y de intriga. Tachán-tachán. Si no gusta el melodrama, mejor huir de este anime. Si no gusta el romanticismo exaltado, mejor huir de este anime. Si no gusta aprender sobre el intricado protocolo palaciego y las exquisitas costumbres de los últimos años del Periodo Heian (794-1185), mejor huir de este anime. Si no gustan los ambientes etéreos y cargados de poéticas brumas, mejor huir de este anime. Es una serie bastante singular que no se adapta especialmente bien a los gustos de los otacos actuales; sin embargo, yo le daría una oportunidad, pues a la dirección se encuentra, nada más y nada menos, que Osamu Dezaki (Versailles no Bara, Ashita no Joe).

5. NINPÛ KAMUI GAIDEN

Opening | Histórico, drama, acción | Tele-Cartoon Japan | Año 1969  |26 capítulos | ★★1/2☆☆

La leyenda de Kamui el ninja es un clásico de la infancia de mucha gente. El manga original es del pionero del gekiga Sanpei Shirato, que se publicó unos pocos años antes de su estreno en serie animada. Tenía que incluir una obra de artes marciales y combates propiamente dichos porque los jidaigeki, al fin y al cabo, van de eso en gran parte. O al menos los más populares entre el público masculino. No soy especialmente fan de esta serie, de hecho no hace mucho que la vi y, a pesar de que suelo ser benevolente con las producciones añejas, esta no me convenció demasiado. Me acabó aburriendo un poco, aunque al final se recupera bastante. No obstante, sé reconocer sus méritos y no dudo de su valor histórico. Y por eso está aquí incluida en el top.  Estoy segura de que el manga me convencería mucho más, pero de momento no he tenido aún acceso a él. Todo llegará.

Si disfrutáis con las típicas aventuras de guerreros fugitivos, combates sin fin e historias de honor, traición y venganza, esta es vuestra serie. La épica que no falte, amiguitos. Pero tampoco le exijáis demasiado, tanto en animación como argumento. Es una obra en la que el tiempo se ha cebado bastante; y aunque conserva su dignidad, es un producto de los 60 con los defectos propios de esa década muy visibles. Aun así, continúo pensando que merece un visionado atento.

4. CHÔYAKU HYAKUNIN ISSHU: UTA KOI

Opening | Histórico, drama, romance | TYO Animations | Año 2012  |13 capítulos | ★★★★☆

Otra obra literaria indispensable de la biblioteca japonesa: Ogura Hyakunin Isshu de Fujiwara no Teika (1162-1241). Se trata de una recopilación de poemas waka (“100 poemas, 100 personas” es la traducción de su título) realizada por el crítico literario y escritor antes mencionado. La serie más famosa que se inspira indirectamente en este volumen es la estupenda Chihayafuru (2011-2013), cuyos protagonistas son apasionados del uta-garuta, un juego de cartas japonés en el que cada naipe tiene inscrito un waka extraído del Hyakunin Isshu. Pero no es el único anime cuya base es esta maravillosa compilación, también se encuentra Uta Koi, que es mucho más directo en sus alusiones, ya que trata de ciertas circunstancias vitales de algunos de sus autores.

Uta Koi es una serie modesta pero realizada con magnífico gusto. Aprovecha muy bien sus recursos y va directa a donde tiene que ir: al kokoro, como los waka del Hyakunin Isshu. Son capítulos casi todos autoconclusivos y divididos en dos partes diferenciadas. Las anécdotas y experiencias que narran no son del todo exactas, incluso algunas es posible que sean pura ficción; sin embargo, el retrato que hace de la alta sociedad de esa época es muy precisa, y las historias que cuenta no resultan inverosímiles. Es una forma de novelar la vida de Sei Shonagon, Murasaki Shikibu, Fujiwara no Sanekata, Ariwara no Narihira o Komachi no Ono y, a la vez, divulgar eficazmente la esencia y significado de sus poesías. Son cuentos de amor tristes, como son casi siempre los amores japoneses, en los que la palabra y los tête-à-tête tienen un peso fundamental. Por lo que no se le deben pedir peras al olmo.

3. HI NO YÔJIN

Opening | Histórico, drama | Sunrise | Año 2012 | ★★★★☆

Y vamos con el cortometraje de la lista. Se trata de Hi no Yôjin o Combustible, y está incluido en el proyecto multimedia coordinado por Katshuhiro Ôtomo Short Peace (2013, reseña aquí). Dirigido por el mismo Ôtomo, la raíz de su argumento es el Gran Incendio de Meireki (1657) en Tokio, entonces Edo, que sigue siendo una de las grandes catástrofes de la historia de Japón. Se cree que el origen del fuego fue un furisode (kimono ceremonial de mangas largas), que es un elemento clave dentro del desarrollo de la narración. La historia es bastante clásica, la amistad de dos niños que son vecinos y que cuando crecen, la vida separa sus caminos. Él decide, para deshonra de sus padres, convertirse en hikeshi (los primeros bomberos japoneses); y ella, enamorada en secreto de él, soportar el destino de toda mujer perteneciente a su rango: un matrimonio de conveniencia. Pero el dolor y la desesperación pueden cambiar muchas cosas.

Hi no Yôjin tiene una puesta en escena superior, utilizando los recursos del recién nacido, por entonces en la época del corto, ukiyo-e. Ôtomo une tradición y modernidad, pues hace uso de la informática con holgura. Y el resultado no es para nada chapucero, muy equilibrado. En conjunto Hi no Yôjin es el mejor corto de Short Peace; y eso no es una menudencia, pues el nivel general resulta bastante alto. Muy recomendable. Y bonito.

2. MONONOKE

Opening | Fantasía, Folclore, Horror | Toei Animation | Año 2009  |12 capítulos | ★★★★1/2

Mononoke es una de esas series espectaculares que lo tienen todo para obnubilar y dejar pasmado al personal, pero que se ignora también de una manera escandalosa. Incomprensible. ¿Por qué? Pues porque tanto argumental como estéticamente, se sale por completo de la norma. Y no estamos hablando de que se trate de una oscura obra avant-garde que no la entienda ni la madre del guionista. Nope. De hecho, Mononoke visualmente es todo luz y color… pero estirando sus texturas, el pop-art y su concepción única del surrealismo a nuevos e increíbles límites de elasticidad. Es maravillosa, la amo.

¿He dicho ya que este arco-iris psicodélico pertenece al género de terror? Quién lo diría, ¿verdad? Los 5 arcos argumentales de la serie tienen de nexo a un vendedor ambulante de medicinas o kusuriuri, cuyo cometido en realidad es encontrar y exorcizar toda criatura sobrenatural con la que se tope. Sin embargo, la tarea de destruir a los mononoke no es sencilla, y requiere conocer en profundidad su naturaleza individual. Descubrir su esencia, su nombre y saber qué acciones/emociones lo han llevado a convertirse en un monstruo. El budismo impregna profundamente este anime, es evidente. Los pasos errantes del kusuriuri lo conducirán a muy diferentes lugares, y en ellos desplegará sus asombrosas dotes de observación para terminar desenmascarando y purificando a los mononoke.

1. KAGUYA-HIME NO MONOGATARI

Trailer | Fantasía, Histórico | Studio Ghibli | Año 2013 | ★★★★★

Las virtudes de Isao Takahata son miles, sin embargo ha permanecido siempre a la sombra (gigantesca sombra) de Hayao Miyazaki. Es realmente injusto, pero quizá se deba a que sus obras no tienen el mismo tirón comercial que las de Miyazaki. Pero en cuestión de talento y calidad, ambos van a la par; ambos son los pilares maestros de Ghibli. El cuento de la princesa Kaguya (reseña aquí) es, simplemente, belleza pura. En su noción platónica también. Es el bien absoluto, es el sol (y la luna). Está realizado con tanto esmero y delicadeza que deslumbra. Es mi película preferida de los estudios junto Spirited Away (2002), con eso creo que lo digo todo.

Kaguya-hime no Monogatari está basada en una antigua leyenda de carácter oral, El cuento del cortador de bambú. De autor desconocido, apareció en el Periodo Heian (794-1185), y es una de las historias más queridas y celebradas de Japón. Narra la historia de una pareja de ancianos que, de forma inesperada, encuentra dentro de un brote de bambú luminoso una niña. Más sucesos extraordinarios acaecerán, relacionados con la naturaleza divina de la muchacha. Pues, en realidad, ella es una tenny’o y procede de la luna. El argumento avanza muchísimo más, y respeta con fidelidad el espíritu del cuento original; añadiéndole, a su vez, una riqueza emocional y profundidad psicológica muy contemporáneas. El conjunto es perfecto. Si no la habéis visto todavía, no os la podéis perder.


¿Podría haber añadido más obras? Oh, sí. Fuera se han quedado, no por falta de ganas (pero el listado no podía ser eterno):

hokusai

  • El clásico de Rumiko Takahashi InuYasha (2000-2004), de 167 soberanos episodios en los que sus protagonistas combaten al malvado Naraku durante el Periodo Sengoku (1467-1568). Simplemente no puede faltar. Imprescindible para todos los fans del folclore japonés y las aventuras.
  • Samurai Champloo (2005), ubicada en algún momento de la Era Edo (1603-1868), fue una bocanada de desparpajo que merece recordarse más a menudo. Todas sus anacronías son maravillosas, porque en realidad esta serie respira en una dimensión paralela.
  • Sarusuberi: Miss Hokusai (2015) es una película estupenda y que acerca la figura del famoso artista pero desde un ángulo diferente, cediendo el protagonismo a una mujer con muchas cosas que decir.

E infinitas más pero, sintiéndolo mucho, lo que tiene un principio, tiene un final. ¿Habéis visto todos estos anime? ¿Cuáles son vuestros favoritos? ¿Os despierta especial curiosidad alguno? Abajo en los comentarios os espero.

SHO-SHIKIBU

12 comentarios sobre “10 anime requetemedievales para disfrutar Japón

  1. Buena entrada que me ha acercado un poco a estas obras de las que suelo rehuir casi siempre; no soy fan de animes con historia japonesa ya que a priori las visualizo como densas, complicadas de entender, sin negar la calidad de ellas. Debería animarme en alguna ocasión ver alguna de la lista o que tengo por ahí escondida para ver, pero mi mente va a lo fácil y se desvía.

    Saludos a todas 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Ay, Froaude, la pereza nos conquista a todos, sobre todo a la hora de salir de nuestro espacio de confort. Y te prometo que a veces merece la pena hacerlo, ¿eh? A los introvertidos encima nos cuesta todavía más pero, ¡haz un esfuerzo, carajo! Ninguna de estas series la considero “densa”; salvo “Mononoke” que resulta muy diferente de las demás, el resto he procurado que:

      1- fueran sencillas de encontrar
      2- no fuesen especialmente rebuscadas

      Claro que ese es mi baremo personal xD no obstante, creo que no he sido muy perversa en ese aspecto, son casi todas muy accesibles.
      Conociéndote como te conozco (que tampoco es demasiado, internet, ya sabes) diría que encaja contigo muy bien “Saraiya Goyô” y “Hyôge Mono”. No hay lolis, pero podrían gustarte 🙂 “Fuse” también es muy majica, aunque no es la mejor película del mundo, que conste.
      Bueno, ¡lo mejor es que te sirvas tú mismo! 😀 ¡Anímate con alguna!
      ¡Saludos de vuelta, Froaude!

      Le gusta a 1 persona

  2. Hola, me gusta la nueva estética del blog 🙂 respecto a las recomendaciones me interesan Mononoke y Hi no Yôjin además de la película Sarusuberi: Miss Hokusai. Y de la lista vi y son a la vez mis favoritas: Sarai-ya Goyou (ya lo dije antes y lo vuelvo a decir se me pasaban volando los capítulos), Inuyasha (serie favorita de mi infancia, adoraba a Shippo y a Rin), Samurai Champloo (el samurai que huele a girasoles me tuvo intrigada, y la narrativa mezcla de antiguo y moderno. ¿Un samurai que hace break dance y les da una paliza a sus enemigos? visión obligada) y El cuento de la princesa Kaguya (se aleja mucho de todas las demás películas de Ghibli y el Japón medieval es uno de mis tema predilectos en los animes) Gracias por las recomendaciones. Besos a las tres 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola, Coremi! 😀
      La nueva estética del blog se la debemos agradecer a Magrat, ella es su artífice ❤ La verdad es que ha quedado bien chula, a mí también me gusta 🙂
      "Mononoke" es una de mis series modernas favoritas, ¡es una maravilla! espero que la disfrutes, es bastante especial. “Hi no Yôjin” se ve en un periquete, no he puesto la duración pero no llega al cuarto de hora. En muy poco tiempo transmite muchísimo, y es un bellezón de anime ❤
      “Inuyasha” es entrañable, yo aún me la veo de vez en cuando (no entera, ciertos arcos en concreto) y Shippo y Rin son geniales, me gustan mucho también :3 Kirara también es un bizcochito, ¡no hay que olvidarla! En su forma diminuta es muy kawaii ❤
      “El cuento de la Princesa” Kaguya es AMOR, como ya pongo, mi película favorita junto a “El Viaje de Chihiro”. Es poesía hecha animación.
      Sobre "Miss Hokusai" escribí reseña en SOnC, si pinchas sobre el enlace (está en negrita) y te apetece leerla, ahí la tienes 🙂
      Me alegra que hayas leído a gusto la entrada, me ha salido un poquitín grandota (creo que es la más larga que he escrito en tres años blogueando sobre animanga xD) y espero que a los demás no se les atragante mucho, he procurado hacerla amena 🙂
      Un beso enorme, Coremi, siempre un placer leerte ❤ 😀

      Le gusta a 1 persona

  3. Qué buena entrada! No sé por qué, a pesar de que me encantan las películas antiguas y amo la historia, suelo ver muchas series inglesas de época.. etc etc, pero jamás se me había ocurrido ver un anime de este estilo, más allá de los años 80 el anime para mí no existía jaja obvio, no me he visto ninguno.
    La verdad, es que quitando un par que no me llaman mucho, todos se me antojan jaja sobre todo Anju to zushio maru me llama mucho la atención, será el primero que vea 😀 Genji Monogatari Sennenki y Mononoke también tienen buena pinta, me los apunto! A ver qué tal.
    Besos! ❤

    Me gusta

  4. Voy a decirlo sin rodeos. Personalmente los anime que son solo de historia medieval me aburren. No son para mi. Pero, siempre existe un pero. Cuando le meten su dosis de fantasía, ahí me tienen enamorado. Me pasa igual en los libros. Y me has comprado con MONONOKE y ese gif que has puesto. Y bueno, KAGUYA-HIME NO MONOGATARI es una GOZADA en mayúsculas, de lo mejor de Ghibli ❤

    Me gusta

  5. Muy buena entrada.
    Acabo de terminar Uta koi así que seguiré con Genji monogatari para luego retomar Chihayafuru.
    Me llevo otros títulos del blog 🙂

    “Las virtudes de Isao Takahata son miles, sin embargo ha permanecido siempre a la sombra (gigantesca sombra) de Hayao Miyazaki. Es realmente injusto, pero quizá se deba a que sus obras no tienen el mismo tirón comercial que las de Miyazaki”
    (cuanta verdad).

    Saludos.

    Me gusta

Responder a Sho-Shikibu Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s