#TAG: 25 cosas que nos hacen feliz

Nuestra queri15a84bbb0d49f90cabad48f9c1643019f7dbc251_hqda Coremi, del precioso blog Saltos en el Viento, nos ha nominado a nuestro primer tag como Otaku Treintañeras, algo que nos ha hecho muchísima ilusión. Arigato Coremi. El tag consiste en enumerar veinticinco cosas que nos encanta, nos hace disfrutar o damos gracias al universo por existir… como los blogs, por ejemplo. Es una forma de conocer un pequeño retazo de quien se encuentra detrás de esas entradas que leemos de vez en cuando, una iniciativa que aplaudimos y animamos a otros colegas blogger a realizarla.

Como se trata de una lista de veinticinco pequeñas alegrías hemos decidido repartirnos ocho a cada una y una final que tenemos las tres en común, somos de la filosofía de compartir es vivir.

Magrat Ajostiernos

afe791fe7aa3c3831dba99bb420306f9

1.-Soy una consumista de mucho cuidado, o me gustaría serlo, pero mi economía no me lo permite. Aún así ese momento en el que llega un paquete a tu casa cargado de libros y/o cómics y me dispongo a abrirlo (aún sabiendo lo que hay dentro) me emociona siempre. Es como Navidad.

2.-Otro de los pequeños placeres de la vida para mi tiene que ver con los sábados por la mañana, un buen libro y un buen café. Ojalá nunca llegara el domingo…

3.-No soy una persona muy playera más que nada porque tengo que tener extremo cuidado con el sol y la gente en la playa es ruidosa e insoportable (vieja cascarrabias al habla)… Pero la sensación del primer baño del verano en el mar es insuperable, el superar ese golpetazo de frío (mar cantábrico + viento asturiano) y agitar brazos y piernas como loca bajo el agua para entrar en calor… Eso me da la vida. En realidad me encanta la playa… pero no soy muy playera. ¿Me entendéis? Yo no mucho xD

2e2c5564ef46ee9327e575b5e55b08f667e8af84_hq

4.-Escapadas. Las escapadas de cualquier tipo son sinónimo de felicidad. Obviamente nada puede superar los viajes (preferiblemente con mi sister) fuera de España, pero hay muchos tipos de escapadas que me encantan, con amigos, de montaña, de turisteo…

5.-Tomarse una botella de sidra en una terraza en un día de sol es uno de los mayores placeres que he econtrado en la vida.

Captura de pantalla 2017-06-03 a las 13.10.18

6.-Ordenar y reordenar mis estanterías. Os aseguro que me siento realizada cada vez que lo hago (y puedo pasar horas observando la belleza de mis librines y cómics), pero también es cierto que me genera cierto estrés ver que dentro de poco tendré que irme a vivir bajo un puente para dejarles sitio a todos esos libros que acumulo.

7.-Conocer gente afín. Estoy en una edad (vuelve la vieja) y en una ciudad en la que no es precisamente fácil conocer gente con tus mismos intereses, por eso cuando se da la circustancia milagrosa de dar con alguna persona nueva en tu vida con la que compartes gustos me siento yo misma una persona nueva. Echo de menos mi vida Madrileña extremedamente sociable…

8.-Los reencuentros. Mi hermana y muchos de mis amigos viven diseminados por todos los rincones de España, es algo difícil en el día a día pero casi merece la pena por ese momento en el que vuelves a verlos y te emocionas tantísimo, tienes tantas cosas que decir que no sabes ni por dónde empezar


Pauutopia

a1e99e07439dbed8ee83825fef1c5b11f7f18604_hq

9.- La música es imprescindible en mi entorno, no concibo la vida sin ella ya que estudio, conduzco y trabajo con ella de fondo, no soportaría estar en un silencio ensordecedor. Y para colmo canto, desde en la ducha hasta como una loca posesa cuando salgo de fiesta, soy de las que cantan hasta los anuncios comerciales y tararean a diario. Si fuera japonesa sería de las que van semanalmente al karaoke a romperse las cuerdas vocales mientras agarra al micrófono y se desganita.

a2jih

10.-  Gracias Colón por traernos de souvenir el cacao al cruzar el charco. El chocolate debería considerarse el descubrimiento gastronómico más importante del mundo, debería estar a la altura del descubrimiento del fuego. ¿Os imagináis la vida sin chocolate? ¡Bleah, eso no es vida ni es nada!

11.- Mi familia, largeamigos y mis peludos son los que se encargan de pintar de colores mi vida, son mi pequeño oasis donde me dejo llevar al ser yo misma sin miedo a ser juzgada como cuando era una niña. Cuando somos adultos perdemos el pequeño privilegio de ser 100% natural y debemos tener una ‘imagen’ que dar frente a otros, especialmente en el trabajo, allí siempre te tienes que estar reprimiendo hasta hacer chirriar los dientes. No crezcáis, es una trampa.

giphy

12.- Acostarme en mi cama con las sábanas recién lavadas es uno de mis pequeños placeres de la vida. Es comparable al gustirrin que da rascarse la marca en el tobillo de unos calcetines demasiado ajustados o llegar a la caja de un supermercado y que no haya cola. ¡Éxtasis puro!

1fee2dd2afd5c3b48535bde1b4797a572e9c22f7_hq

13.- Adoro ir a la playa por la noche, es enigmática, tranquila y lo más importante, la arena no se te pega a cada rincón de tu cuerpo. Al vivir en una provincia donde el sol nos achicharra desde mayo hasta mediados de octubre; ir a la playa es lo más habitual que hacemos para combatir el calor… algo que yo no comparto, ya que ir a un sitio a más de cuarenta grados donde no hay más sombra que la que te proporciona un paraguas medianamente grande, si es que con suerte consigues encontrar sitio para situarla, y para colmo te acojona no sacar un pie de la toalla por si obtienes una quemadura de segundo grado por la arena volcánica pueeees… no es mi ideal de ‘combatir el calor’, de hecho, lo detesto. Prefiero ir de noche, cuando la arena está fresquita y no hay gente, tan sólo el maravilloso rumor de la marea. Ohhhmmm.

tumblr_lwdbkdyfjc1r7j9wno1_500

14.- Los peluches me fascinan, de pequeña creía que eran en lo qué se reencarnaban los animales cuando morían. De vez en cuando recorro el pasillo de los juguetes de las tiendas y compro el que nadie quiere, ese pobre peluche abandonado en el estante por ser feíllo o tener alguna tara. Se podría decir que adopto peluches.

15.- Soy muuuuuuy idiota y payasa. Es imposible tener una conversación seria conmigo ya que alguna chorrada va a salir por mi boca, pero el maravilloso momento en que veo sonreír a la persona que me venía con algún problema me encanta, me da satisfacción de alguna manera. Por lo que hacer sonreír a las personas es un fetiche raro que tengo. 🙂

decb451a6e180e18b05a284d09709bcdd6081de7_hq

16.- El vegetarianismo es la filosofía de vida que me dio una tranquilidad y paz interior inmensa. Sufro una empatia enorme desde que nací por los animales y me trajo infelicidad al pertenecer a una familia donde se comía lo que se mataba, mi abuelo me llamaba la rarita. A los ocho años empecé mi cruzada con el desafío de dejar de comer algunos animales que veía nacer y crecer en casa; y a los dieciséis decidí pasarme al vegetarianismo completo; en aquella época era algo loco y desconocido, fue todo una batalla entre el sentido común y el corazón. ¡Kokoro win! ❤


Sho-Shikibu

17.- La soledad. Adoro estar sola con mis libros, mis tebeos, mis guitarras… o simplemente con mis pensamientos, sin nada ni nadie a mi alrededor (bueno, Isis no me molesta y puede quedarse cerca). Para disfrutar de ella en plenitud debo tratar con gente, por supuesto, aunque socializar me drena mucho. Además soy bastante torpe y un pelín misántropa. Me cuesta demasiado confiar en las personas, qué le vamos a hacer. La soledad es mi refugio.

tea18.- El té. En todas sus variedades. Amo el té. Tengo la desgracia de vivir en un país donde no se tiene ni repajolera idea sobre él y encima suele ser objeto de menosprecio, por lo que cuando tengo oportunidad de viajar a algún lugar donde la bebida preponderante es la infusión de mi amada camellia sinensis, bebo tazas y tazas hasta mear los riñones licuados. Mis favoritos, no obstante, son los verdes (gyokuro, kukicha), el blanco de Fujian y el oolong taiwanés. En mi desayuno nunca falta una tetera de genmaicha para comenzar bien el día.

19.- Componer música, escribir, dibujar. Cualquier tarea en la que esté involucrado algún tipo de proceso creativo. Pero, sobre todo, componer música. También me gusta mucho traducir. Cuando era joven e inocente y descubrí las vastas galaxias del latín y griego clásicos, pensé que sería feliz el resto de mi vida interpretando textos de Virgilio o Aristófanes en el scriptorium de un monasterio. No es broma, todavía lo creo un poco.

20.- El cine mudo. Me ha fascinado desde niña, y lo sigo disfrutando con avidez. El cine silente no es una etiqueta en realidad que reúna un estilo o género. Es muy diverso y alberga cientos de países, corrientes y directores que eran muy diferentes entre sí. Y yo me lo trago todo. ÑOM. Me gusta especialmente la escuela expresionista alemana, la fantasía de Segundo de Chomón o Méliès, la vanguardia soviética o la comedia absurda de Harold Lloyd. Y qué decir de las grandes reinas como Alla Nazimova (de rodillas, ¡todos!), Theda Bara, Gloria Swanson, Louise Brooks, Pola Negri… En fin, que es uno de mis amores vitales.

night21.- La noche. Es mi momento predilecto. Por la noche puedo hacer cantidad de cosas que me entusiasman, como complacerme en el silencio (lo valoro mucho), mirar las estrellas (la astronomía es una de mis aficiones) o dormir (hacer el vago en la cama y soñar es el paraíso). Por la noche me siento tranquila y libre, observo a la araña de la ventana de la cocina salir a cazar, oigo a los vecinos roncar (o gemir, jadear) y puedo reflexionar en calma sin interrupciones. Por la noche todo parece más honesto y soy más feliz.

22.- Caminar descalza. Esta ha sido una de las grandes batallas de mi infancia y adolescencia, siempre perseguida por mi familia, rogándome una y otra vez que me pusiera las chanclas dentro de casa o las zapatillas si iba a los prados. La pulmonía acechaba a cada paso. Como comprenderéis, por las calles de Mañoland no puedo permitirme esta costumbre, pero cuando veo el lugar y momento idóneos, dejo a mis pies respirar. Me gusta sentir la hierba entre los dedos, o la arena, el agua y las piedras. Aunque estas últimas a veces hagan un poco de daño.

23.- Lo bizarro. Bizarro en su noción robada del francés, claro. Todo lo que sea deforme, oscuro, tortuoso; aquello que la gente oculta, evita o a lo que le tiene miedo; todo eso me interesa. Mucho. Para destriparlo y lograr comprenderlo después.

heidi24.- La fragancia de la foz. Justo antes de llegar a mi casa, en las profundidades abismales del Pirineo franconavarro, hay un desfiladero (o foz como la llamamos ahí) por donde culebrea la carretera. Es la última frontera con el resto del mundo, y tiene un aroma muy particular como a roca, haya, agua y musgo. Indefinible, frío y dulce a la vez. Cuando alcanza mi nariz ese olor a nieve medio derretida y agujas de abeto, ya sé que he llegado al hogar. Heidi’z in da house.


Magrat Ajostiernos | Pauutopia | Sho-Shikibu

25.- El manganime es nuestro gran nexo en común, es el hilo conductor que ha conseguido que nos conozcamos y hayamos llegado a día de hoy a compartir un blog donde juntas damos rienda suelta a nuestra pasión por Japón, su cultura, películas, series, cómics y todo lo que venga de nuestro querido país nipon. Se ha convertido en una aventura blogger donde aprendemos, descubrimos, crecemos y sobretodo nos divertimos lo que no está escrito. Ser una Otaku Treintañera nos encanta. ❤


vlcsnap-00064

MAGRAT AJOSTIERNOS | PAUUTOPIA | SHO-SHIKIBU


Anuncios

12 comentarios en “#TAG: 25 cosas que nos hacen feliz

  1. Ange dijo:

    Qué molón el tag,coincido mucho con Pau (peluche power!) en la inmensa mayoría pero esa atracción a lo bizarro de Sho, es como un chute en vena para mí y lo de caminar descalza (OMG! ya no soy una paria). Soy rarita aunque no lo parezca, pero ya se sabe que los que nos encontramos en la “era treintañera” tenemos varias cosas en común. Saludos ^^

    Le gusta a 1 persona

  2. LectoraEstherica dijo:

    ¡Tengo cosas afines con todas! Me ENCANTA ese primer bañito en la playa, los paquetes (obviously), el chocolate, la música, la soledad, lo de acostarme con la cama recién cambiada, xD. Yo no soy mucho de manganime ahora (de pequeña me lo tragué todo, creo xD), así que cambio la última respuesta por… los libros.
    ¡Un besito!
    E.

    Le gusta a 1 persona

  3. Daniel Perez (@Mangrii) dijo:

    Las 8 de Magrat las aplaudo y comparto 100%, sobre todo el de la sidrina de verano. Con Pauutopia en el tema chocolate (para mi, cuanto más negro mejor), sábanas con olor fresquito y lavado, a detergeeeeeente. El espíritu payasil siempre al alza. Con Sho-Shikibu la noche también me fascina y caminar descalzo es un placer (sobre todo tras correr media maratón XD). Y por supuesto comparto el último con todas. Aún no soy treintañero (no falta tanto), pero disfruto del manganime en todo su esplendor 🙂

    Le gusta a 1 persona

  4. Coremi dijo:

    Hola, muchas gracias a las tres por haber hecho el tag me hicieron muy feliz…ahora las conocemos un poco más. Es genial que siendo personas con gustos y personalidades tan distintas se complementen y den vida a este maravilloso blog. Coincido en algunas con las tres: con Magrat en la número 3 we love books forever :-), con Pau en la número 9 la música es casi una religión para mí la venero en cuerpo y alma y 12 sábanas limpias que delicia XDD, y con Sho en la 17.18,19 y 23 mondo bizarro para investigar, es fascinante. Besotes y buen fin de semana.

    Le gusta a 1 persona

  5. leyendocongwyneira dijo:

    ¡Coincido en puntos con las tres! El 6, el 9, el 13, el 12, el 22. Muchas son cosas que me gusta hacer pero placer placer sería el de la sabanas nrecién puestas! ¡Que fresquitas están y que bien huelen! Un beso, Alba

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s