Situaciones típicas que ocurren en un… SHOJO

DIEZ situaciones típicas que ocurren en un… SHOJO

tumblr_n19e29nrzw1sq9yswo2_r1_500

Déjà vu. Dícese de ese instante en que piensas un momento, ¿esto yo ya lo he vivido antes?”.  Seguro que has experimentado ese momento mil veces cada vez que has empezado un manganime recién estrenado pensando que te va a sorprender por su originalidad y… zasca, dejavú que te crió. ¡Mecagoentó, pero si esto es lo de siempre!

No solo ocurren situaciones repetitivas y machaconas en el mundo del romántico shojo, nonono, los seinen, josei, shonen e incluso los incombustibles costumbristas tienen un patrón a seguir sobre el que fundamentan las bases de cada demografía y esto señores, es lo que las Otakus Treintañeras van a sacar a palestra para descubrirlos, analizarlos, exprimirlos y a ver, si al sacarles los colores cambiamos los cimientos y empiezan a innovar de una santa vez que muchos ya lo tenemos más vistos que a la muerte de Chanquete.

216f47513b7608c211ae9f24519a9c14Voy a inaugurar esta sección empezando por la categoría más redundante de todas, la que es como el ajoaceite de las salsas, el loro de los pájaros, el estribillo de la canción del verano o el pesado cuñado de la familia, eso que se repite una y otra vez hasta la saciedad del cansinismo. Sí, os hablo del shojo. El género más romántico, dulce, pasteloso y donde aparecen más grititos “kyaaa” por minuto de todo el mundo del manganime. Suele ir acompañado del género comedia, fantasía o … ¿drama?, ¡venga ya! pero si todos sabemos que la mayoría de las veces, la escena más sobrecogedora será la que se monten en algunas cabezas rollo “¡Oh dios mío! hoy no me ha saludado Tanaka-kun, ¡seguro que me odia!” o “Se me ha saltado un botón al chocar contigo, no te conozco de nada pero ¡toma responsabilidad y cásate conmigo, desconocida-chan!”. ¿Exagerados? ¡Qué va…! Y yo pensando que lo más dramático en el shojo es que se te acabe la batería del portátil en mitad de un capítulo.

Seguro que si te digo que me cuentes una historia shojo me narrarías el siguiente hilo de acontecimientos a rasgos generales: chico conoce chica en algún goukon o porque sus padres se han casado y ahora son hermanastros; chico y chica se enamoran a primera vista aunque se pondrán cara de enfado y morritos para disimularlo; chico se confiesa a chica y salen juntos después de varios intentos e interrupciones siendo el confesus interruptus; chico y chica sufren el acoso y derribo de un nuevo personaje que aparece de la nada para jorobar su relación, chico y chica se reconcilian después de llorar a moco tendido como si se hubieran despertado a las seis un lunes; y finalmente, chico y chica se besan después de susurrarse que ya nada les separará ya que su amor es más fuerte que nunca. Fin. (El orden de los factores no altera el producto.)

No solo se reitera este tipo de esquema  en cada 4 de 5 shojos sino que además, dentro de la historia hay muchísimas circunstancias o situaciones que son comunes y que suelen hacer acto de presencia por defecto de serie. Voy a detallar a continuación diez ejemplos para que me entandáis mejor. Ya veréis.


1.- Polos opuestos se atraen.

El príncipe popular del colegio se interesa por la estudiante más antisocial de la clase, la chica empollona y responsable se lía con el malote delincuente del instituto, o el chaval más jovial y despreocupado cae rendido por la frialdad y pasividad por la más bella del lugar. Son el ying y el yang. Personajes totalmente diferentes pero al mismo podrían complementarse el uno con el otro, eso sí, buscando siempre el conflicto para resultar más entretenido y disfrutar con sus discrepancias y peleas.

Si tuvieran el mismo carácter o personalidad sería más aburrido que un tamagotchi sin pilas… hummm, ¿os imagináis a dos témpanos de hielo como pareja protagonista? ¡qué perezón, esos nos tendrían ningún avance en 820 capítulos….!


2.- Flechazo directo de los ojos al kokoro.

Uno de los momentos más importantes y clave en el shojo que ocurre en el capítulo uno es el fallen-in-loveo lo que es lo mismo, el instante en que los dos protagonistas han tenido su primer contacto visual y se le has disparado la bilirrubina del amor a quinientos. Ya puede haber un holocausto nuclear o un ataque zombie que a uno de los dos personajes se la va a sulfatar por episodios, él ( o ella) solo verán la cara del otro rodeada de rosas, burbujas, arcoiris y purpurina… ya s’anamorao, ya s’aidiotizao.

A partir de aquí se va a desarrollar la historia donde el entrometido destino hará que dos personas que jamás se habían cruzado en la puñetera vida lo hagan cada dos por tres. Joder, qué casualidad, ciento veintisiete millones de japoneses y va se lo cruza en el tren, el metro, el autobús y en la esquina de su casa. ¿A qué no va a ser casualidad? ¿a qué va a ser acoso? efectivamente, pero eso forma parte de la artimaña sutil que tiene el idiotizado para llevar acabo su conquista donde se empieza “como amigo y se termina tocándole el higo”.


3.- La caída fortuita y afortunada

Si algo he aprendido del manganime es que allí en Japón con un tropiezo de lo más tonto es más probable que te lleve a tener un momento romántico que provocarte un traumatismo craneoencefalico. Por lo visto caerte de morros con todo tu peso sobre la boca de otra persona acaba en un dulce primer beso y no con media dentadura rota y un moratón en la barbilla. Estos nipones son todo dulzura y delicadeza. ❤


4.- La bicicleta coqueta.

Otro clásico del shojo es el famoso “sube que te llevo” que me recuerda tanto a Verano Azul, ya sabéis, una que tiene sus años. Es muy importante que el que hará de paquete no vacile ni dude y suba a la bicicleta, le tiene que dar igual que esté roñosa, que parezca que no haya pasado la ITV en la vida o que sea más vieja que quien inventó la rueda, ¡da iguaaaaaal, sube que a partir de aquí os vais a volver más cercanos! ¡valentía y al toro!

Son momentos tensos y nerviosos ya que no saben donde poner la mano para agarrarse y no caer, los corazones de los dos van frenéticos y los latidos doki-doki están en toda la escena. ¡El romance está onfire en la bicicleta del amor!


5.- ¿Me desmayo? ¡Llévame como una princesa, lacayo!

Algo que me llama poderosamente la atención es lo flojos que pueden llegar a ser los japoneses, ¿un horas de fiebre y ya se desmayan? ¿pero qué clase de virus de la gripe hay allí? ¿qué pasa qué son como los mosquitos que allí son tan grandes que al picarte usan cuchillo y tenedor? Pensadlo bien, ¿cuantas veces os habréis desmayado en la vida? No vale si es por la emoción de ver a un famoso, ¿eh? 😀 Lo que yo decía, FLO-JOS.

Lo que sí es primordial en estos casos es que el desfallecido no se quede tirado y espatarrado en el suelo, nonono, debe aparecer rápido y raudo de entre la multitud el héroe que vaya a su rescate y lo cargue como una princesa… o también como una mochila, ¿pero porqué leches se los tiran a la espalda para transportar a alguien a caballito? ¡qué parecen una tortuga ninja con el bulto en la espalda! ¡Qué poco glamour!


 6.- Los eventos claves del amor.

El festival de fuegos artificiales, un evento deportivo o incluso pasar el día en la playa o la piscina pueden ser culminantes en un shojo para que nuestros héroes cambien su situación sentimental en su Facebook de solteritos a tener churri. Normalmente lo esperan como agua de mayo para tener la excusa perfecta para conseguir una cita y/o lograr confesarle su amor a los cuatro vientos.

Como dato curioso remarcar que suelen ser los únicos momentos de la serie en que los ves con ropa diferente. ¿Qué es ir al Hanabi del festival de los cohetes? pues a enfundarse su mejor yukata y a tratar de conseguir dejarlo pasmado con su radiante belleza. ¿Qué es ir a la playa o piscina? pues a lucir tipazo con mi adorable y recatado bikini o bañador. ¿Qué es el festival deportivo? pues si te toca el papel en la carrera “la persona que te gusta” lo arrastras hasta la meta. Ser sutil y delicado no es compatible en estos eventos.


7.- La vergüenza deliciosa.

Hay una leyenda no escrita que dice que a los hombres se les conquista por el estomago y en el shojo no nos podía faltar este capítulo, el que gira entorno a la comida ya sea porque ella se ha pasado toda la noche haciendo guisopos para su bento o porque ha elaborado chocolates caseros para el día de San Valentín o por las galletas que ha cocinado en clase de economía doméstica. Da igual, lo que sea. Entregárselo va a consistir en toda una aventura que rellenará un único capítulo y estará protagonizada por don pudor y doña timidez que conseguirán que la cocinera de TopChef esté paseando la comida de un lado a otro hasta la hora de irse a casa… aunque por suerte, el hambriento aparecerá para reclamar su botín y lo devorará como si no hubiera comido en años.

En pocas series he podido disfrutar viendo como era el chico el que elaboraba la comida para derretir el corazón de la muchacha, sino que más bien, a lo largo de la serie igual como mucho, le da un caramelo o un colgante para el móvil… Ooooh, te has estirado, ¿eh? pero bueno de eso ya hablamos en la pasada entrada de San Valentin.


8.- Sonrisas y lágrimas.

Es muy típico ver en los ojos de la protagonista asomar unas lagrimillas que cesan en cuanto les dicen lo que necesitaban escuchar, el ochenta por ciento de las veces suele ser que ha solucionado un malentendido con su amor. Suelen ser muy lloronas las heroínas shojeras y no por ello implica que sean más débil de carácter, que las hay, ya lo creo que las hay, sino que a veces es el impulso que necesitan para seguir luchando.

Además de las mil emociones que existe en este género, están condicionadas a las diferentes personalidades de cada uno, ya sea optimista, alegre, responsable, etc. Pero personalmente la que no soporto y me pone del higadillo es la hiper-mega-tímida-nuncaherotounplato con sangre de horchata, la reconoceréis al instante porque siempre SIEMPRE camina con la famosa pose de las manos juntas que las aclaman como chicas lindas y femeninas. A mi me dan ganas de separarle las manos y con ellas pegarle dos collejas a ver si espabilan y empiezan a tener más personalidad que una piedra.


 9.- ¿Amigos o mascotas?

Aquí en occidente se suele abrazar para consolar a alguien que está triste o se suelen dar unas palmaditas en la espalda para transmitirle que lo está haciendo bien, ¿no? En el mundo del anime se puede representar esas dos acciones de una única forma: colocar la mano en su cabeza y acariciarle el pelo mientras le sonríes. ¿En serio? ¡pero si es lo mismo que hago yo con mis perros!

Veo ese movimiento curioso y no dejo de pensar en más preguntas: ¿cómo reaccionaría si mi jefe me empieza a acariciar la cabeza mientras me dice “qué soy una buena empleada”? ¿y si en vez de darme un abrazo de oso gigante solo me manosean el pelo? ¿qué pasa que no tenías un palo para poder tocarme lo mínimo? y lo que es peor ¿y si acabo de gastarme cincuenta euros en la peluquería y este está deshaciéndome el peinado? ¡quita bicho!


10.- Siempre acaban juntos.

 

Sí, siento ser yo la que os haga este pedazo de spoiler pero es así. SIEMPRE ACABAN JUNTOS. Lo que no sabemos es si será sólo un amor de instituto o si llegarán a casarse y tener familia, no, nosotros solo sabemos hasta que vemos las letras The End. A partir de ahí cada cual que sueñe el futuro que quiera para ellos.

Esto es lo bonito del shojo y por lo que nos sigue atrayendo. Porque a pesar de ser repetitivo y típico no nos va a fallar en tener nuestro utópico final feliz y nuestra dosis de dulce y tierno romance, ya que para ver dramones, penas y guerras ya tenemos cualquier otro género o la vida real, que esa te espera al cerrar cada capítulo.


¿Qué cliché te ha gustado más? ¿Cual añadirías que no está en la lista pero debería aparecer? ¡Anímate y deja un comentario!

Pauutopia

Anuncios

9 comentarios sobre “Situaciones típicas que ocurren en un… SHOJO

  1. Hola 🙂 se que la escribo mucho pero volveré hacerlo XDD: que genial esta entrada. Lo que me he reído, asentía con cada cliché de la lista y pensaba: si si, es tal cual.
    Me encantaron las imágenes de Gekkan Shōjo Nozaki-kun (amo ese anime y todos los clichés que presenta) pusieron la escena de la bici, me partí de risa con ese capítulo literal. Y ver a Sakura y Kero oohh infancia.
    Yo recuerdo una situación muy cómica en un manga shojo se llama: Koukou Debut va de una chica que jugaba al béisbol y abandona su amado deporte porque quiere ser más femenina y tener novio…hay una escena donde “accidentalmente” se besa con otro chico cuando ella ya tenía novio y los dos quedan traumados. Al otro día el chico se presenta ante ella y le dice que tomará la responsabilidad por el bebé y yo como ¿ehhh? estuve más de 10 minutos riéndome.
    El shojo está lleno de clichés y momentos de lo más cursis pero por estas situaciones vale la pena sumergirse en ellos. Besos, disculpen el testamento haber si empiezo a abreviar un poco que me entusiasmo escribiendo T_T
    Pd: Mi cliché favorito es el de la bicicleta y el desmayo.

    Le gusta a 1 persona

    1. A las buenas Coremi!!

      Y a nosotras nos encanta tenerte a menudo por aquí, esta también es tu casa 😉

      Sí que recuerdo a ese manga, Kukú Debut lo llamaba yo, jajaja
      Pero no recuerdo ni haberlo terminado ya que esa escena no me suena pero es de traca :O

      No te cortes en escribir, que fluya todo jajaja

      Un abrazo :*

      Le gusta a 1 persona

      1. Gracias 🙂 a veces me preocupa porque escribo mucho pero ya que me dieron carta blanca lo aprovecho. Yo conocí el manga por la película (que la verdad no está tan mal) y como tenía manga aproveché y lo leí y esa escena es una de las más divertidas…igual se hizo denso porque la autora lo alargó innecesariamente. Ya no le quedaban excusas ni clichés para meter. Ahh, hablando de situaciones típicas que ocurren está la de: nos separamos porque la chica o el chico se tienen que ir al extranjero a estudiar (como que en Japón no tienen suficientes universidades jajaja) Besos

        Le gusta a 1 persona

  2. La verdad es que uno de los motivos por los que últimamente no veo shojo es porque me parecen todos iguales… Sobre lo que has comentado me quedo con el punto 1 y esa manía de que el chico sea popular y la chica sea la más tonta y boba de todo el instituto. También con el 8, cuando dices lo de las tímidas que no han roto un plato en su vida… ¡Siempre hay una en todos los animes y muchas veces incluso es la protagonista!
    Muy buen post, me ha gustado cómo lo has comentado todo y no puedo estar más de acuerdo jajajaja ¡Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Otaku,

      Es verdad que la mayoría de las veces la chica la hacen medio retrasada y el chico le hace el super favor de fijarse en ella. Dan ganas de hostiarlos, jajaja

      Ahh, amiga, es que las mosquitas muertas son lo peor, a lo tonto consiguen lo que quieren jaja

      Gracias por pasarte!! Un saludete 🙋

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s