Kagome, Kagome, ¿quién está detrás?

kagome5

Aoi Ikebe | josei, histórico, slice of life | 1 tomo | Año: 2014 | Champion Tap! | ★★★1/2 |

Kagome Kagome Kago no naka no Tori wa

Itsu Itsu deyaru? Yoake no ban ni

Tsuru to kame ga subetta.

Ushiro no shômen dâre?

Kagome Kagome. Esta tonadilla es bien conocida entre los niños de Japón. No se sabe muy bien qué quiere decir, pero como sucede con muchas melodías de los juegos infantiles, no parece tener un sentido aparente. O quizá sí. Se podría traducir de esta manera: “Kagome Kagome/ un pájaro dentro de una jaula/ ¿Cuándo saldrá?/ Al amanecer, al ponerse el sol/ La grulla y la tortuga resbalaron / ¿Quién está detrás?”. Y en eso consiste la diversión, averiguar la identidad de la persona que se encuentra detrás. El oni, con los ojos cerrados, se halla dentro de un círculo donde los niños no paran de girar hasta que acaba la canción. Una diversión inocente, aunque también misteriosa, que forma parte de la cultura infantil nipona. Y ese es el título que la autora Aoi Ikebe dio a su pequeña historia.

kagome1

Para no perder la costumbre, nuestros vecinos franceses publicaron este manga hace ya un tiempecito, a través de la editorial Komikku bajo el nombre de Ritournelle. Y así es como he llegado a leerlo. Cierto que nuestros amigos allende los Pirineos presumen de una mentalidad más avezada respecto al cómic, por lo que no le hicieron ningún tipo de ascos a un manga que no era ni shônen, ni shôjo, ni de ensalada de hostias. Unos cuantos kilómetros al sur, sin embargo, las cosas son de otra manera, aunque afortunadamente las tornas están cambiando. Kagome Kagome no es un tebeo para el otaco promedio. Es un cómic maduro dirigido a un público adulto. Me apena tener que aclarar esto, pero la opinión más extendida sobre el animanga es que pertenece casi en exclusiva al mundo infantil y juvenil, cuando en realidad se trata de un prejuicio. Kagome Kagome además es especial. En muchos aspectos. Pero eso ya lo iremos descubriendo a lo largo de la reseña.

Aoi Ikebe es una autora que ha trabajado el universo femenino desde una perspectiva siempre muy personal y singular. Desde la búsqueda individual de un hogar, que en una mujer soltera se considera algo insólito en Japón, de su manga Princess Maison (2014); a la costura más tradicional (sí, ese trabajo que consiste en coser) de Tsukuroitasu Hito (2009), el cual tuvo además una adaptación al cine que os recomiendo. Ikebe es una maestra del slice of life minimalista, donde los silencios son de importancia vital y los pequeños detalles ley. Su cadencia soñadora nos sumerge en una dimensión de serenidad y contemplación que pertenece a otro mundo. Porque todos sus tebeos tienen una cualidad etérea que los hace inocentes, puros, cristalinos.

kagome2

Por supuesto, es lo que encontramos en Kagome Kagome pero más acentuado. El tebeo nos traslada a un tiempo indeterminado, posiblemente finales del s.XVIII o inicios del XIX, en algún lugar de Europa. Las circunstancias y los lugares se encuentran deliberadamente difuminados; también idealizados, lejos de lo que podía ser la existencia en la época. Sin embargo, Ikebe marca muy bien la frontera entre dos mundos distintos que conforman una misma realidad: la vida dentro de un convento de clausura y la ciudad.

kagome4

Kagome Kagome es el día a día de unas monjas y sus novicias dentro de los muros de su abadía. Un entorno idílico en el que las únicas preocupaciones son los quehaceres cotidianos y la oración. Hay que señalar que la vida monacal de estas hermanas está embellecida, expresada de una manera poética y luminosa que poco tiene que ver con la de los monasterios reales. Pero solo se trata de una licencia que se toma Ikebe para modelar su alegoría y reflejar la dicotomía que antes mencionábamos.  La atmósfera es candorosa, imbuida de la pureza que otorga la infancia de las aprendizas. Estas son la mayoría huérfanas acogidas, y tienen la suerte de entregar sus vidas al servicio del Señor y sus hermanas. No tienen ningún contacto con el exterior salvo para entregar a un joven los productos de sus huertos, y la procesión que realizan cada siete años por las calles de la ciudad. Un microcosmos donde no existe el hombre (porque es considerado un demonio) y la vida transcurre con placidez en la más absoluta rutina. Y paz.

Ikebe nos irá presentando, poco a poco, los personajes principales de su historia. Sor Maruena, distante y noble en su excelencia; su protegida Amilah, una niña inquieta y de carácter despierto; sor Vie, que representa la ortodoxia y aceptación; y algunos otros más. Durante once capítulos conoceremos sus ideas y sentimientos; y, lo más importante, las elecciones que constituirán sus vidas.

kagome7

Pero, ¿qué tipo de elección puede haber en un convento? Las niñas, que no han conocido otra cosa que el monasterio, menos aún reciben la educación adecuada para enfrentarse al mundo exterior, de hecho ni siquiera se les enseña cómo es. Todo se encuentra filtrado por el tamiz de la doctrina religiosa que reciben. Muchas de las monjas adultas tampoco saben mucho más, porque se han criado ahí. Han sido adiestradas para servir a Dios y a sus hermanas, viven en la bendición que brinda la ignorancia. El único amor que conocen es el que profesan por su Señor y el que sienten hacia sus compañeras de fe. Entregan su corazón a un afecto platónico, el cual es casi imposible que las traicione. Aunque la curiosidad brota de manera natural en las mentes más jóvenes, se procuran ahormar pacientemente. En este paraíso femenino la tentación aparece representada en forma de hombre, que reclamará a la estrella más brillante de la congregación, sor Maruena. Ella será nuestra hermosa y valiente Lucifer, que pondrá a prueba su fe y razón. Y, libremente, elegirá. Porque Maruena, además, sí que ha conocido la vida más allá de los muros de la abadía.

kagome9Y más allá de esos muros la mujer es definida en base al hombre. Es su complemento. Desde el ama de casa respetable a las prostitutas de la calle. Y su amor es esclavo de su rol social, aunque lo ofrezca voluntariamente. La independencia relativa que poseen las religiosas se tolera por su aislamiento; está condicionada a la estricta segregación sexual que no permite ningún contacto con el género masculino. Relacionarse con los hombres requeriría subyugación obligatoria, ceder el poder del que gozan en su reducido espacio. En la abadía no se ven sujetas a la voluntad de nadie, solo se deben a lo que exige la jerarquía eclesiástica y su propia religión. Pero esa preciosa autonomía, como podemos ver, tiene un precio. ¿Amor o libertad? ¿Ignorancia o sometimiento? ¿Carne o espíritu? Son muchísimas cuestiones importantes las que trabaja la mangaka, siendo por completo aplicables a nuestro tiempo. Lamentablemente.

Aoi Ikebe es todo sutileza y primor. Estos dilemas y sus consecuencias emocionales los narra no a través de la palabra, que es más bien escasa (aunque bien seleccionada), sino mediante su arte. La historia está al servicio de su precioso dibujo y colorido. Sí, colorido, Kagome Kagome es un manga de dulces tonos pastel y una luz que lo inunda todo. El veteado que tiene de fondo, muy parecido al mármol, otorga una calidez maravillosa. Por eso el cuento fluye con una serenidad exquisita, para poder degustar con sosiego la magia de su trazo delicado y sencillo. El conjunto es de una elegancia abrumadora.

kagome8

Kagome Kagome es un tebeo suave como una pluma, pero que invita a una profunda reflexión. No cuenta nada especial ni tiene un argumento emocionante, porque relata una historia en realidad muy antigua, la del deseo humano. Deja un margen amplio a la interpretación del lector también, y sus personajes, aunque no despiertan grandes simpatías, son creíbles y están bien bosquejados. Si estás buscando un remanso de tranquilidad y belleza entre tanto manga saltimbanqui, Kagome Kagome es tu cómic. Un pequeño solaz para saborear con calma.

SHO-SHIKIBU

Anuncios

2 comentarios en “Kagome, Kagome, ¿quién está detrás?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s